Cómo limpiar una alfombra

Inicio » Cómo limpiar una alfombra

Cómo limpiar una alfombra

Mantener las alfombras limpias es una misión casi diaria, ya que la acumulación del polvo, entre otros, suelen ensuciar el revestimiento muy rápidamente.

Por ello, hay que tomar acciones contundentes a fin de evitar que las manchas se adhieran de forma permanente al material de las mismas.

El mantenimiento suele ser una labor algo extenuante, pero es importante aplicar las técnicas adecuadas al limpiar una alfombra con el objetivo de protegerlas y garantizar su durabilidad.

como limpiar una alfombra

Comparte

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on telegram
Telegram

¿Es posible limpiar una alfombra de forma casera?

Por supuesto que es posible limpiar una alfombra de forma casera, aunque para garantizar la eficacia en el proceso de mantenimiento es importante tomar en cuenta el tipo de material en particular.

Generalmente, el tejido suele ser de lana, hilo, fibras vegetales e incluso polímeros sintéticos.

Sin embargo, cuando se trata de un material especial, lo recomendable es acudir a algún servicio de mantenimiento y limpieza de alfombras y tapices.

No obstante, si no se da el caso anterior, podemos aplicar ciertas técnicas de limpieza para cada material en específico.

Formas de limpiar una alfombra

Antes de recurrir a un riguroso mantenimiento, procura aspirar y sacudirla  con regularidad para ir eliminando las partículas de polvo gradualmente.

Pasa la aspiradora al menos una vez por semana sobre las dos caras de la alfombra para contrarrestar la presencia de polvo y evitar la aparición de ácaros.

Después del aseo semanal, considera aplicar alguno de estos métodos de limpieza como acción inmediata:

  • Sal: La sal como desinfectante, es muy útil para tratar las manchas difíciles en las alfombras y tapetes. Toma un poco de sal y aplícala sobre la zona afectada, enrolla la alfombra y deja reposar durante unas 2 horas. Después, aspira los restos de sal con la aspiradora.
  • Agua oxigenada: Para tratar las manchas húmedas usa un poco de agua como técnica de limpieza inmediata. Evita frotar. Con un poco de papel de cocina, absorbe las sustancias desde el borde hacia el interior para evitar que las manchas se hagan más grandes.
  • Productos de limpieza especializados: Si los métodos “caseros” no son lo tuyo, será necesario recurrir a los productos de limpieza especiales para tapetes y alfombras. Sigue las instrucciones de cada producto y dependiendo del tipo de la alfombra, aplica técnicas de limpieza acordes al material del revestimiento.

De lana

En el caso de las alfombras de lana, opta por un buen jabón espumoso y agua fría para quitar la suciedad sin afectar el recubrimiento de la alfombra.

  1. Coge un trapo seco y añade un poco de jabón neutro.
  2. Aplica sobre las zonas manchadas con cuidado de no frotar bruscamente.
  3. Quita el exceso de jabón con agua y un cepillo para remover por completo la espuma.
  4. Deja secar al sol.

De pelo largo

Las alfombras de pelo largo son habituales en temporadas de invierno y, como suelen ensuciarse con facilidad, habrá que limpiarlas frecuentemente con nuestra aspiradora para evitar la acumulación excesiva de polvo.

En el caso de notoria o extrema suciedad, podemos utilizar vinagre blanco para atacar la mugre de la superficie:

  1. Utiliza 50 ml de vinagre blanco y 250 ml de agua.
  2. Vierte el vinagre y el agua en un pulverizador.
  3. Cuélgala al aire libre.
  4. Rocía la sustancia en las zonas afectadas y deja reposar durante 3 horas aproximadamente.

De yute

El reto con las alfombras de yute se basa en tratar de mantener la flexibilidad propia de este tipo de material para extender su vida útil.

Para impermeabilizar y nutrir, un poco de leche será más que suficiente con el objetivo de otorgarle fuerza a las fibras del yute.

  • Pasa la aspiradora por ambos lados de la alfombra.
  • Aplica un poco de agua tibia y sal en ambas caras de la alfombra.
  • Procede a secar preferiblemente de manera natural. Procura que las esquinas queden tensas para luego, rociar un poco de leche sobre el revestimiento.

como limpiar la alfombra

De esparto

Con el esparto, lo mejor que podemos hacer es actuar rápido.

Sin embargo, cuando las manchas se han secado o necesitamos que se visualicen para atacarlas directamente, será necesario implementar algunos truquillos:

  1. Limpia y sacude la alfombra.
  2. Aplica una solución de vinagre blanco con agua (50/50).
  3. Coloca un papel absorbente sobre la zona tratada.
  4. Aplica un poco de alcohol y deja que evapore.

De vinilo

Si dispones de una aspiradora con cepillo giratorio, es momento de utilizarla en tu alfombra de vinilo.

Esta clase de cerdas son especiales para el tipo de revestimiento, ya que no maltratan ni esparcen las manchas por la superficie.

Aun así, se recomienda el uso de amoniaco y detergente neutro para combatir las manchas y el mal olor. El alcohol desneutralizado o de metilo, por otro lado, es ideal para remover las manchas causadas por la tinta, la pintura de labios y la grasa.

Consejos para limpiar alfombras con productos caseros

Si bien la experimentación con productos caseros pueda brindar grandes resultados, se recomienda probar primero en una zona pequeña del tapete para comprobar la efectividad de las sustancias previamente preparadas.

Así evitaremos daños irreversibles y garantizaremos la seguridad de la fórmula casera.

La ventaja de este método de limpieza se basa en su sentido ecológico, dado a que optaremos por sustancias 100% naturales que, al preservar y prolongar la higiene del hogar, también nos ayudarán a ahorrar un poco de dinero.

como limpiar alfombras

Para una limpieza profunda, será de mucha utilidad aprender a fabricar detergentes caseros. Puede parecer difícil la primera vez, pero con un poco de práctica, notarás la diferencia en poco tiempo.

Como lo harás tú mismo, los ingredientes que necesitas a la mano son:

  • 1 litro de agua.
  • ½ vaso de alcohol.
  • 1 vaso de vinagre blanco.

Mezcla todos los ingredientes en un bol, deja reposar un par de horas y luego vierte la sustancia en una botella con spray para rociar el contenido al momento de la limpieza.

¡Así de fácil!

Con bicarbonato

Por otro lado, el uso del bicarbonato es muy efectivo para eliminar olores desagradables y descontaminar las fibras de las alfombras.

Esto se debe a sus propiedades abrasivas que se basan en liberar dióxido de carbono, eliminando la acción de agentes contaminantes.

Con amoníaco

Como desinfectante, el amoníaco es uno de los productos más versátiles para el mantenimiento general del hogar. Sin embargo, se trata de un compuesto químico de olor fuerte con el que hay que tomar ciertas precauciones.

Preguntas frecuentes a la hora de limpiar la alfombra

¿Todavía tienes dudas?

Vamos a tratar de resolverlas con las respuestas a las preguntas frecuentes que suelen formularnos.

¿Qué hago si están muy sucias?

Cuando las alfombras están demasiado sucias, lo más inteligente que podemos hacer es acudir a una lavandería especializada en alfombras y tapetes.

Puede ser algo costoso, pero a veces es la única manera de resguardar la seguridad de nuestras alfombras para volver a lucirlas en casa.

¿Puedo hacerlo en seco?

Por supuesto que podemos limpiar en seco, de hecho, este método es muy efectivo para las alfombras de lana y fibras vegetales.

Antes de aplicar cualquier sustancia, limpia y aspira tu alfombra con la aspiradora, tal y como hemos señalado anteriormente.

Esta técnica estimulará las fibras del revestimiento, liberará las partículas de polvo y suavizará las manchas secas sobre la superficie de la alfombra.

Después, podrás aplicar el método de limpieza de preferencia: jabones neutralizantes, bicarbonato, amoníaco, sal, etc.

Conclusiones finales

El mantenimiento doméstico de los tapetes y alfombras es perfectamente posible.

Recuerda limpiar y pulir diariamente para luego recurrir a los diferentes métodos de limpieza aquí expuestos.

¿Qué métodos aplicar según el material de la alfombra?

  • Lana: Jabón neutro y secado natural al sol.
  • De pelo largo: Vinagre y agua tibia.
  • De yute: Agua tibia, sal y leche.
  • De esparto: Vinagre blanco, alcohol y papel absorbente.
  • De vinilo: Amoniaco y detergente neutro.

¿La suciedad parece no querer dejar tu alfombra aun después de todo?

Acude a una lavandería especializada de confianza donde te puedan limpiar la alfombra de forma localizada y profunda.

Ellos emplearán productos y técnicas fuera del alcance del ámbito casero que la devolverán a su estado original.

Cristina Adán
Cristina Adán
Redactora en ABC Limpieza.

Deja un comentario

Sigue leyendo...

error: Alert: Content is protected !!